...y sigue siendo maestra

Mª Dolores Pérez Marín, escolapia

Sorprendidos por la noticia del paso al Padre de nuestra querida Dolores, nos reunimos aquí y ahora para celebrar en esta Eucaristía, desde la fe que nos sostiene y fundamenta, la Muerte y Resurrección de Jesucristo y, en ella, la muerte y resurrección de nuestra querida hermana Dolores, que ya goza del encuentro eterno con nuestro buen Padre Dios. Nos reunimos, también, querida familia, hermanas y amigos todos, para dar gracias a Dios por su intensa y fecunda vida y para reconocer en esta despedida, que ella ya nos precede y espera en el país de la LUZ y la VIDA que no tiene ocaso. Dolores nace en Carcabuey, Córdoba, el 22 de abril de 1945. Era la cuarta hija del matrimonio Pérez Marín, Margarita y Antonio. Sus estudios primarios los realizó en su pueblo natal para continuar, como alumna interna, en el Colegio San José de Cabra, de las MM Escolapias. Es en el colegio donde Dolores, poco a poco, va descubriendo algo que se mueve dentro de su corazón y la deja inquieta hasta que es capaz de llegar a expresar su deseo de ser escolapia. Dolores, el 23 de septiembre de 1964, acompañada por su madre y su hermano mayor, su padre hacía poco tiempo que había fallecido, entra en el noviciado de Carabanchel y es entonces cuando comienza su andadura escolapia. Dolores, mujer apasionada, mujer vital, tenaz y emprendedora, que vivió intensamente todos los procesos de su etapa formativa, hizo su profesión temporal aquí, en Carabanchel, el 26 de marzo de 1967. Ahora, cuando tan solo faltaban tres días para la celebración de sus Bodas de Oro, que con tanta ilusión estaba preparando, Jesús, su Maestro y Señor, la ha llamado para celebrarlas junto a ÉL y con ÉL. Bendita tú, Dolores, no hay mejor celebración que la que el Padre te ha regalado. La profesión perpetua de Dolores tuvo lugar el 8 de septiembre de 1973, después de haber terminado brillantemente sus estudios universitarios. Dolores, mujer de mente privilegiada, el afán por saber, por el estudio y la investigación han marcado pautas muy importantes en su vida. Una vez terminados sus estudios, su trayectoria escolapia se desenvuelve en el: • Colegio San José de Cabra, 1972 – 1974. • Colegio Santa Eulalia de Mérida, 1974 – 1980. • Colegio Stan Victoria, Córdoba, 1980 – 2006. Este colegio guarda en su rica historia un legado importante del buen hacer escolapio de Mª Dolores como directora del mismo, desde 1981 a 2005. Además, en este tiempo tuvo el grandísimo mérito de realizar la tesis doctoral que culminó, con sobresaliente cum laude. El tema de la misma es apasionante para la Escuela Pía: “Las escolapias en Andalucía”. Durante estos intensos años realiza un importante trabajo en el Secretariado de pedagogía de la Provincia y en la junta directiva de Escuelas Católicas de Córdoba. • En el año 2005 va a Roma para realizar, durante dos cursos, estudios de espiritualidad. • Al regresar de Roma, en el año 2007, es enviada al Colegio Ntra. Sra. de las Escuelas Pías, de Carabanchel, donde permaneció como directora del mismo hasta el año 2012. • Estos últimos años de su vida, del 2012 - 2017, han transcurrido en Mérida, Alcalá de Henares y Colombia, desempeñando, en este último país, un servicio pedido por la M. General. Estos años, 2012 - 2017 han sido, también, intensos y fecundos en la labor de estudio e investigación de Dolores. La muerte le ha sorprendido cuando estaba realizando su segunda tesis doctoral sobre “El santo temor de Dios”. Dolores, hermana, mujer de escuela y apasionada por la educación; mujer que has admirado con inmenso cariño y entusiasmo a nuestra Fundadora, Paula Montal, hoy también hacemos memoria agradecida de tu vida al recordar el gran legado que dejas a la Escuela Pía con las estupendas publicaciones que la Universidad de Córdoba realizo de tus trabajos de investigación: o “Escolapias en Andalucía”. Córdoba, 2005. o “Paula Montal Fornés” Biografía-espiritualidad-carisma. Córdoba 2010. o “La escuela de Paula Montal en sus escritos”. Córdoba 2014. Otras publicaciones que con cariño guardamos son las realizadas con motivo de la Beatificación de Madre Paula. Otras muchas, muchísimas cosas podríamos decir de la intensa y fecunda vida de Dolores, hoy, con mucho cariño y con el dolor de su ausencia todo lo ponemos en las manos del Padre que ya la ha acogido en su Reino. En Dolores se cumple la Palabra de la escritura “los que enseñaron a muchos la justicia brillarán como estrellas por toda la eternidad”. Carabanchel, 24 de marzo de 2017.
Carcabuey, 22 abril 1945 Madrid, 23 marzo 2017

 © Copyright Fundación Escolapias Montal  2014 | Política de privacidad | E-mail Webmaster