¿Qué quiere decir y qué significa celebrar “un año vocacional”? Para ello quizá tuviéramos que empezar por preguntarnos qué sentimos cuando hablamos de vocación, y qué queremos expresar cuando decimos me siento vocacionado para… La verdad es que cuando nos proyectamos en la vida desde la respuesta a una llamada personal que aúna en nosotros inquietudes y sensibilidad interior, competencia, capacidad y habilidad para realizar aquello a lo que he sido llamado, podré decir que vivo mi propia vocación y, entonces, seré feliz, llegaré a ser lo mejor que puedo ser, daré lo mejor que hay en mí y encontraré sentido a todo lo que realice. La vocación nos ayuda a superar las dificultades, los obstáculos y a vencer la rutina de la vida. Nos permite vivir con entusiasmo poniendo pasión en lo que hacemos. Todos tenemos una vocación, conocerla, reconocerla y seguir su llamada hace posible que nuestra vida deje su pequeña impronta en la historia. Vocación en su sentido genuino, tal y como aparece en su primera acepción en el diccionario es la inspiración con la que Dios llama (…) Las escolapias, de muchas y diferentes maneras, un día sentimos esa inspiración y respondimos a la llamada del Señor. Hoy, con esta celebración, deseamos reavivar y renovar nuestra propia vocación escolapia, queremos manifestar abierta y decididamente el valor y el sentido que esta respuesta ha dado a nuestra vida y cómo nos ha plenificado. Deseamos que esta celebración sea oportunidad que provoque y genere preguntas vitales que lleven al encuentro con Jesús de Nazaret, el único que puede llamar a “dejar las redes” para seguirle. A ti que has llegado a conocer esta celebración te invitamos a dejarte cuestionar, te invitamos a conocer más y a conocernos. Te ofrecemos el acompañamiento que puedas necesitar y te ofrecemos el amplio y fraterno espacio de vida y oración de nuestras comunidades. El Señor sigue llamando….

 © Copyright Fundación Escolapias Montal  2014 | Política de privacidad | E-mail Webmaster